Cuidando al que Cuida–Un Patron de Paz Interno

Aportes en orden alfabético:  Celeste Benavides Monica Leon ;  Rox Muñoz Rodríguez Marina Olabarrieta Ligia Pimenta Ana María Tamayo .

A finales de 2022, nos sumergimos en una serie de conversaciones abiertas con el propósito de explorar cómo podríamos responder de manera activa a los crecientes decibeles de discordia que resuenan en todo el mundo. Como apasionados practicantes y aprendices continuos de Human System Dynamics (HSD & HSDE), compartimos la convicción de que las diferencias son portales hacia la exploración y el diálogo, ofreciendo la posibilidad de desbloquear una energía hasta ahora desaprovechada.

En medio del estruendo de conflictos, divisiones y, en ocasiones, apatía, el eco de la paz, tanto interna como externa, se percibe cada vez más tenue, afectando nuestras vidas en diversos niveles. Al igual que un sistema complejo y adaptable, nuestro enfoque ha cambiado y evolucionado con el tiempo. A lo largo de los meses, nuestras conversaciones sobre “Patrones de Paz” se han expandido y enriquecido a través del diálogo, manteniéndonos abiertos y receptivos a las emergentes posibilidades.

Este artículo colectivo,  colaborativo y dialógico se inspira en nuestra última sesión, donde profundizamos en cómo el autocuidado personal crea las condiciones propicias para mejorar la calidad de vida de aquellos que se ocupan de seres queridos afectados por condiciones crónicas y degenerativas en su salud. En estos contextos, todo fluctúa, a veces de un día a otro, incluso de una hora a otra. Adoptar una actitud de respuesta en lugar de reactividad resulta crucial para mantenerse firme ante las numerosas demandas que estos escenarios imponen en múltiples niveles de la vida. 

A continuación  las observaciones y reflexiones de las autoras de este artículo colaborativo

Fase 1 

HSD Ciclo Adaptativo -Traducido y Adaptado por Nurturing Choicefulness Ltd.

¿Qué pasó para ti en este encuentro? ¿Qué le pasó a tu definición del auto cuidado? Cuéntanos: ¿Cómo se expandió, diversificó, profundizó o quizá nada cambió? 

Cuando empecé la sesión tenía una perspectiva de que mi función como persona cuidadora era brindar apoyo en momentos de enfermedad o vulnerabilidad a otros. A través del diálogo con los demás participantes me fui dando cuenta que no estaba reconociendo que yo desempeñaba el papel de cuidadora en diversos aspectos de mi vida: como esposa, desempeñando un papel materno en ocasiones, cuidando mi hogar, contribuyendo al bienestar de comunidades y liderando mi empresa. Esta revelación me conectó de manera profunda con el evento, especialmente con el concepto de paz, el cual no siempre estaba tan arraigado en mi día a día.

Unsplash+, in Collaboration with Getty Images

Una cosa que escuché que Ligia compartió con el grupo es que para ella, el asistir, estar presente y participar en el espacio era un acto de cuidado. En perspectiva,  agregaría que el espacio se mostró como un acto de cuidado en vivo.

Mi concepto sobre el autocuidado personal se amplió al ver con más claridad, la interdependencia entre mi situación personal y la de mis seres queridos inmediatos, mi familia extendida y las diversas comunidades en que participo, de manera presencial y/o virtual.  Para mí emergieron aun más preguntas como por ejemplo: De qué manera nos auto cuidamos y nos apoyamos en las diversas redes en las que participamos, y cómo generamos resiliencia en comunidad, sin idealizar a nuestras comunidades.

Las conversaciones desafiaron algunas concepciones mías sobre cuidado y auto cuidado, en el que se involucra no sólo la situación específica, sino también cuales más son los elementos que le impactan. Al dejar mis suposiciones y juicios pude reflexionar y ver como se ampliaba mi concepto.

Mi primer movimiento, cuando comenzamos la conversación, fue mirar el “auto cuidado” en relación con una situación de “cuidado” de alguien en estado de necesidad. Desde ahí el autocuidado, para mí, tenía que ver con estar en presencia con uno mismo para poder escucharse, darse lugar. En la conversación aparecieron preguntas en torno al “cuidado de otros”, ¿el que cuida ocupa un lugar de más poder frente al que es cuidado? ¿Con qué se vincula el cuidado: con la carencia, con el amor? En este contexto de dependencia, ¿qué podemos hacer para que las necesidades de las personas en esta relación se pierdan? ¿Cómo manejamos la tensión del tu < —- > yo? Preguntas, más preguntas… 

Ahora miro el auto cuidado como un estado de consciencia conmigo misma, un dar lugar a necesidades y deseos, independiente del estar al cuidado de otra persona.

El auto cuidado es la caricia hacia uno mismo.

Unsplash + in collaboration with Getty Images

Fue un momento generador de muchos descubrimientos a partir de los discursos, las preguntas y las reflexiones sobre lo que escuché. Los relatos de las experiencias de cuidado compartido fueron muy valiosos y una invitación a pensar en los espacios de cuidado en mi vida. Es importante darse cuenta de la importancia de saber de qué atención estamos hablando y qué atención le gustaría recibir al otro.

Definitivamente sentí una expansión de mi definición tanto de cuidado como de auto cuidado. Pudimos notar en grupo cómo hemos concebido la relación cuidador~cuidado como una jerarquía donde el poder está en desbalance, y “quien cuida no puede ser cuidado”. Esto nos llevó a extender los límites incluso de cuando hablamos de cuidar: todas las personas necesitamos y merecemos ser cuidadas en algún momento, por nosotras mismas -auto- o por otros.

Fase 2: El ¿Entonces Qué? 

HSD Ciclo Adaptativo | Traducido y Adaptado por Nurturing Choicefulness Ltd..

¿Qué te sorprendió de lo que oíste, y te oíste decir/pensar? ¿Cuál fue el impacto? ¿Qué te sorprendió? ¿Qué se hizo más evidente para ti? 

El abanico de situaciones en las que una persona se puede encontrar cuando apoya o cuida a otra persona con una situación compleja en su salud. Alguna compañera mencionó que el autocuidado puede implicar optar por dejar de cuidar directamente a su ser querido.

Respecto a lo que yo compartí, mencioné en mi grupo pequeño, que el autocuidado es importante para no maltratar consciente o inconscientemente al ser querido. Mis compañeros no hicieron comentarios al respecto, pero observé que tomaron nota de mi comentario.

Las conversaciones entre cuidador-cuidado sobre el proceso y ser respetuosa con las personas. Además de que como cuidadores podemos crear una red de mutuo-apoyo.

Me queda dando vueltas la palabra “cuidado”, que como marcó un compañero de conversación es un palabra que puede significar “alerta”. Es una relación que puede ser asimétrica, un espacio en donde puede que el  “amor” deje invisibles las necesidades de cuidado y autocuidado, en tanto veo a esa persona en sus necesidades y a uno mismo en sus propias necesidades. ¿Cuidamos en función de lo que creemos que esa persona necesita o de lo que creemos que es mejor para ella o en función de lo que esa persona quiere? ¿nos perdemos en el cuidado a otro? 

Unsplash+, in collaboration with Tim Mossholder

La necesidad de hablar sobre el cuidado y el autocuidado para construir formas colectivas de comprensión. ¿De qué cuidado estamos hablando?  Todavía encontramos un sentimiento de culpa muy fuerte cuando hablamos de cuidarnos a nosotros mismos y a los demás. Y hay quizás otra “carga que llevar” en relación con el cuidado del otro.

El tema del cuidado parece estar profundamente entrelazado con cuestiones de género, poniendo a la mujer como actriz principal. 

Nos sorprendió darnos cuenta cómo en el español el ¡cuidado! también es una advertencia de peligro. De que algo te pasará y hará que quedes en posición desventajosa. Continuamos explorando la distribución de poder entre cuidador~cuidado, y las concepciones sociales de esta dupla, la cual suele ser mirada con compasión o incluso lástima, poniendo a ambos en situación de víctimas de sucesos externos. Surgían preguntas como “¿es el cuidado de un otro una excusa para no cuidar de mi?”.

Fase 3: El ¿Ahora Qué?

HSD Ciclo Adaptativo | Traducido y Adaptado por Nurturing Choicefulness Ltd..

¿Cuál es el polvo de oro que quieres compartir con otros? ¿Qué aprendiste de tu experimento? 

El apoyo o cuidado de un ser querido con una condición crónica y degenerativa es una decisión personal. No podemos juzgar a las personas que optan por delegar el cuidado. 

La solidaridad y generosidad existen. Marina, Ligia, Marce y Mónica pusieron al servicio su conocimiento, experiencia, afecto y tiempo para crear condiciones para esta  reunión.

Tener una charla con mi pareja sobre la forma en que nos cuidamos mutuamente. 

La posibilidad de estar en conciencia y resignificar la palabra “cuidado”.

Tenemos que ampliar los espacios de conversación sobre cuidarnos y cuidar a los demás. Espacios para intercambiar experiencias y aprender sobre el cuidado.

Es importante comprender que cuidado es un acto de amor y cuánto de ese cuidado forma parte de otras intenciones.

Dialogar sobre mi necesidad de ser contenida y contenedora en red, y dejar de ser cuidadora y “sostenedora” de mi entorno. Expresarlo y escuchar qué es lo que me dicen los demás respecto a esta resignificación.

Fase 4: El ¿Nuevo Qué?

¿Cuál sería un posible nuevo qué para ti? ¿Para este grupo? ¿A nivel personal?

Compartir 1 vez a la semana mi práctica de chi kung con mi vecina de edificio, quien vive sola y con quien todavía me cuesta relacionarme con fluidez, a pesar de que compartimos el edificio desde el año 2009.

Ampliar espacios de autocuidado y cuidado de los demás. Hablar, observar, leer, aprender y dejar de lado viejos conceptos sobre el cuidado para que puedan surgir nuevas formas de cuidado.

¿A nivel del grupo?

Indagar cómo se relaciona el auto cuidado personal y la identidad personal.

Indagar qué entienden nuestros hijos e hijas por autocuidado personal.

Indagar cómo podemos cambiar los mensajes que damos para que el cuidado no sea una carga sino un acto de amor.

Promover espacios de nuevas conversaciones en el grupo y experiencias colectivas para fortalecer la identidad de cuidado colectivamente y fortalecer el sentido de pertenencia.

Preguntas Y Respuestas Curiosas 

¿Qué encontraste en este espacio? ¿Qué le contarías a otras personas para que se sumen? ¿Qué preguntas no estamos haciendo sobre este evento? 

Ven y participa en una conversación que promueve e l cuidado y fortalece el sentido del cuidado en tu vida y en la comunidad.

Ven y reflexiona sobre los cuidados que te gustaría recibir en el futuro y lo que necesitarías hacer ahora en el presente para conseguirlo. ¿Cuáles son tus creencias, valores y actitudes en relación al cuidado de sí mismo y de los demás?

En este espacio nadie te dará una charla, más bien tendrás la oportunidad de explorar y escucharte a tí mismo/ misma contar  sobre como vivencias una circunstancia X, para darle sentido y desde allí inspirarte a dar el siguiente paso.

Conecta con otros mediante la escucha y la reflexión compartida. Estoy segura que te llevarás algo valioso para tu vida.

Estamos llenos de espacios donde se valora la certeza y la respuesta por sobre la vulnerabilidad y las preguntas genuinas. Participar de este espacio implica estar preparada para sorprenderte. Nunca me llevo menos de lo que traje, y siempre salgo maravillada de los lugares hacia donde podemos llegar reflexionando en conjunto con un grupo de desconocidos. Sin duda, una grandiosa inversión de tiempo para crecer y acompañar en su crecimiento a otros.